La inversión extranjera directa creció levemente en España en 2020, hasta los 7.800 millones


La inversión extranjera directa en España mostró cierta estabilidad en 2020 respecto a 2019, ya que ascendió ligeramente hasta los 7.800 millones de euros, lo que contrasta con el fuerte descenso del 38% registrado a nivel mundial, según el informe ‘Balanza de pagos y posición de inversión internacional’. en 2020 ‘, publicado por el Banco de España.

En concreto, la inversión extranjera en España según el principio direccional alcanzó los 7.800 millones de euros en 2020, un importe ligeramente superior al del año anterior (7.600 millones), mientras que en los países más grandes de la Unión Económica y Monetaria (UEM) hubo un descenso debido a la incertidumbre de la crisis sanitaria.

Desde la agencia que lidera Pablo Hernández de Cos han aclarado que hay que tener en cuenta que el volumen de estas transacciones arrancó en 2019 en España a un tipo reducido, por lo que en 2020 este flujo también es pequeño desde una perspectiva histórica.

Por su parte, la nueva inversión de España en el exterior fue de 18.800 millones, ligeramente superior a la del año anterior (17.600 millones).

En términos de PIB, se ha producido un aumento más intenso del volumen de inversión directa dentro y fuera de España durante el último año como reflejo de la fuerte contracción del producto.

Tanto las sociedades no financieras como las instituciones financieras monetarias recibieron nuevas inversiones del exterior (6.400 millones y 4.700 millones, respectivamente), mientras que la desinversión se produjo en el sector financiero no monetario (-3.200 millones).

En cuanto al desglose de los instrumentos financieros vigentes, se reveló que el número de nuevas inversiones extranjeras en el capital de las filiales españolas disminuyó ligeramente respecto al año anterior (15.100 millones), mientras que las desinversiones en instrumentos de deuda, que en su mayoría respondieron a amortizaciones de préstamos, aunque el monto fue ligeramente inferior al de 2019 (7.300 millones, frente a 8.100 millones en 2019).

Desinversión de la Eurozona de 18.100 millones

En cuanto al origen de los fondos exteriores, los países de la UEM, a diferencia de años anteriores, arrojaron un importe negativo de 18.100 millones, condicionado en gran medida por la reestructuración del grupo internacional, que se tradujo en desinversiones desde Holanda, que fue compensada por mayores entradas de fondos procedentes de Suiza y México., Como se detalla en el informe.

Por su parte, Reino Unido registró un volumen total de transacciones de 4.500 millones. De otras áreas geográficas, cabe destacar la inversión de Asia (2.200 millones), mientras que América del Norte registró una desinversión de 1.100 millones.

Transporte y comunicaciones, principales receptores de fondos

Por actividad económica, en 2020 el principal destino de la inversión extranjera en España será el sector del transporte y las comunicaciones (3.000 millones), seguido de la industria manufacturera (2.900 millones) y las actividades financieras.

El ramo inmobiliario y otros servicios profesionales registró el mayor descenso respecto al año anterior, con inversiones positivas de 900 millones, frente a los 5.100 millones de 2019; mientras que el sector aprovisionamiento y el sector construcción registraron desinversiones (1.100 millones y 700 millones, respectivamente).

El sector financiero, que más invierte en el exterior

Por su parte, las inversiones directas españolas en todo el mundo las realizan empresas no financieras (12.900 millones) y

otras instituciones financieras monetarias (7.200 millones), mientras que el sector financiero no monetario, al igual que el año anterior, se invirtió (-1.400 millones).

En cuanto al destino de la inversión española en el exterior, el informe refleja que está ampliamente distribuida por áreas geográficas, aunque destacan los países de la eurozona (4.600 millones), seguidos de otros países europeos (4.000 millones) y América del Norte (3,9 millones). . ).

En tanto, el desglose de la actividad económica muestra que el sector financiero vuelve a ser el más invertido en el exterior (10.600 millones), seguido del sector de transporte y comunicaciones que asciende a 5.400 millones, y la industria manufacturera (3.700 millones). Por otro lado, en 2020 varios sectores se desinvertirán en el extranjero, especialmente en los sectores inmobiliario y de la construcción.

El stock de inversión directa en España, el 62% del PIB

En cuanto a la participación de la inversión directa de todo el mundo en España, ésta supuso el 62% del PIB a finales de 2020, 7,4 puntos porcentuales más que el nivel registrado el año anterior, ampliando así la brecha con algunas de las principales economías españolas. ambiente.

Sin embargo, según el Banco de España, una fuerte contracción del PIB en 2020 (11%) impulsó este aumento, junto con nuevas inversiones realizadas en 2020 y un efecto de valoración positivo.

El destino de la mayoría de estos saldos de inversión son las empresas no financieras (48,5% del PIB), seguidas del sector financiero no monetario (12,1%). En línea con años anteriores, la mayoría de estos fondos procedían de la UEM (39,5% del PIB), seguida de otros países europeos (13%).

Por sectores de actividad, los principales objetivos son la inversión en inmuebles (14% del PIB), actividades financieras (11,9%) e industria manufacturera (10,1%). Por su parte, la posición de inversión directa mundial de España supuso el 45,4% del PIB a finales de 2020 (0,6 puntos porcentuales más que el año anterior).